Favor de no pedalear mi bicicleta – Carlos Feinstein

Publicado septiembre 3, 2009 por carlosfb
Categorías: QI

old bikeImaginé la luz, entonces él creo la sombra. Planté las galaxias, y él las separó con inmensos espacios vacíos. Encendí las estrellas y las condenó a una vejez oscura. Ordené planetas y encadenó su suerte a cada uno de sus astros dominantes.
Irritado, creé un desafió mayor, uno sin solución, quizás la forma de maldad más sublime.
Ahora, lo veo ofuscado, ha probado meteoritos, miseria, enfermedades, guerras, religiones, mesías, y profetas. Cada día que pasa la invasión progresa en número y está condenado a repetir cada uno de sus experimentos fallidos una y otra vez.

Anuncios

Cazando Lupines – Carlos Feinstein

Publicado septiembre 2, 2009 por carlosfb
Categorías: QI

wallpapers_hombre_lobo_0005

Mi tiempo es escaso, la Luna ilumina el bosque. La criatura sigue mi rastro, tal como yo lo deseo. No hay arma que pueda destruir al lobo en su noche de consagración mensual. Balas de plata, una mentira de creyentes. Espero, todo es una cuestión de segundos.
Siento el brutal instinto animal de la bestia. Oigo en la cercanía su aullido festejando la victoria y el galope del ataque.
La granada destroza su cuerpo en el momento justo del eclipse de Luna. No hay nada que me produzca más placer que la adrenalina de una buena noche de cacería.

El asesino de la pizzería – Carlos Feinstein

Publicado septiembre 2, 2009 por carlosfb
Categorías: QI

Pizza+Calabresa+800+g

—Cabo Requena, ¡cabo Requenaaaaaaaaaaaaaaaaa!, el balde…
—gritó el inspector Mordancio, a punto de vomitar la borrachera en la esquina de su oficina.
—Cana de mierda —murmuró Requena.
—Requena —aulló el inspector—: suelte al tal Giorno, ese que creemos que se cargó al que se hacía llamar Saurio. Se presentaron unos en el juzgado diciendo que estuvieron con él en Banchero, el viernes. Y que Giorno se mandó cuatro calabresas. Yo no les creo, estoy seguro que él boleteó al bicho. Estos se juntan en la pizzería a inventar historias, son todos cuenteros.

Destino – Carlos Feinstein

Publicado septiembre 2, 2009 por carlosfb
Categorías: QI

solvay

En el quinto congreso Solvay, Albert Einstein confrontó a Niels Bohr por un trabajo sobre la incertidumbre cuántica que presentó uno de sus alumnos, un tal Heisenberg.
—Dios no juega a los dados —interrumpió un contrariado Einstein.
Pero, en todas partes hay personas más sensibles que otras. En este cuarto del hospital psiquiátrico, todos temblamos y gritamos cuando escuchamos el espantoso ruido del cubilete.

ARTHUR – Carlos Feinstein

Publicado septiembre 1, 2009 por carlosfb
Categorías: QI

Como llega la mañana, como llega la noche, un día arribó la muerte a su casa en Sri Lanka.
Después de un tiempo, acostumbrado a su nuevo estado, encontró placer en viajar. Recorrió todo el planeta, y luego la Luna. En la órbita de Júpiter descubrió al monolito, negro y oscuro como jamás algo lo había sido.
Al acercase fue sorprendido por una voz sin sonido.
—Arthur te estábamos esperando.
Entró en el artefacto y su verdadero viaje comenzó.

En la noche – Carlos Feinstein

Publicado septiembre 1, 2009 por carlosfb
Categorías: QI

La oscuridad de la noche había invadido los cuartos y llegaba hasta los anaqueles cargados de libros. El bibliotecario caminaba por el pasillo, y el golpeteo periódico de su bastón era preciso como un reloj. En la esquina, la criatura se le aproximó.
—Jorge, ¿dónde está la sección de ciencia ficción?.
—En el primer piso. ¿Cómo es posible que siempre preguntes lo mismo?
—Perdón, soy muy distraído.
Jorge, sintió el ruido de aleteo, y una brisa sobre su cara.
Otra vez se olvidaron el ventilete de la cocina abierta, pensó el bibliotecario.

Pesadillas de Vegetales – Carlos Feinstein

Publicado septiembre 1, 2009 por carlosfb
Categorías: QI

Tags:


Sueño que soy una planta que reposa al sol. Siento la tranquilidad de estar quieta, inmóvil y entro en comunión con mi paz interior. Pero al tiempo, incómoda, insatisfecha en mis necesidades, descubro que soy una planta carnívora que devora con sus hojas asesinas pequeños insectos, algunos muy dificiles de atrapar. Un ansia voraz de bichos me invade.
A la noche, mucho más tranquila me duermo y sueño con mucho placer en los paraísos carnívoros, en los cuales el asado y los chorizos se sirven a punto.